Poca esperanza y un sinfín de duros rivales, un final de temporada agónico para el Zaragoza

La Segunda División es una de las ligas más disputadas. Pese a que sea la segunda categoría del fútbol español, la realidad es que es de las más competitivas y sorprendentes y, por la gran cantidad de equipos que participan, pueden pasar cosas del todo inesperadas. Así, un conjunto que está arriba jornada tras jornada puede caer en los últimos momentos de competición o, en el caso contrario, un equipo que no ha mostrado una regularidad a lo largo de la campaña puede acabar accediendo finalmente a la zona de playoffs.

Precisamente por esto, en el fútbol, como en todo, hay rachas positivas, rachas negativas y otras que son tan malas que es mejor olvidar. En el caso de la temporada del Real Zaragoza, tal y como pudimos ver en el último partido jugado en la Rosaleda ante el Alcorcón, en el que los locales cayeron por dos goles a cero, podemos asegurar que la racha del conjunto aragonés es de las últimas.

Este desastroso resultado ante el equipo madrileño y la falta de esperanzas ante lo que queda de temporada, han sumido a los de Víctor Fernández en un bucle de negatividad del que parece no haber salida. Además, lo que más incide en la herida es la diferencia entre la temporada pasada y la presente, ya que durante la campaña anterior el conjunto acabó en tercera posición y muy cerca de volver a la categoría de oro del fútbol español, mientras que este año el club y sus aficionados están contando los puntos que hay de diferencia entre el decimonoveno clasificado, el Extremadura, y el descenso.

Resumen de Real Zaragoza vs AD Alcorcón (0-2)

La AD Alcorcón se impone en La Romareda con un doblete de Juan Muñoz.

Pese a que la diferencia entre la campaña pasada y la presente es abismal, hay que señalar que era algo que cabía esperar. En primer lugar por la salida del panda Borja Iglesias, que está realizando una fantástica temporada en el Espanyol haciéndose incluso un hueco entre los máximos goleadores de LaLiga, y en segundo lugar por la marcha del técnico Natxo González con rumbo a Galicia, al Deportivo de La Coruña, conjunto que acaba de cortar su continuidad tras la consecución de malos resultados. Principalmente estos factores, aunque no son los únicos, han hecho que el Zaragoza esté en el puesto que está, y lo único que se puede hacer es mirar hacia adelante y tratar de sacar puntos de las jornadas que quedan.

Los partidos que restan de temporada comenzarán de forma positiva, ya que el encuentro ante el Reus no se celebrará debido a que el club catalán ha sido expulsado de la categoría por los problemas económicos que arrastraba, por lo que esos tres puntos le vendrán estupendamente al conjunto de la Romareda. 

A priori, en la siguiente jornada, se presenta un partido que, pese a que pueda parecer sencillo, seguro que será una lucha total, ya que enfrentará al Zaragoza contra el Córdoba, actual farolillo rojo de la competición (obviando al Reus). Con todo, el conjunto andaluz tiene muy difícil el librarse de caer a la Segunda División B, sobre todo teniendo en cuenta el calendario que le espera, y es que el conjunto cordobés se verá las caras en las últimas jornadas con equipos que están en la zona alta del tabla, como el Osasuna o el Deportivo.

Precisamente el conjunto gallego será el rival del club aragonés en un momento en el que el Dépor no se podrá permitir perder si quiere seguir luchando por mantenerse en playoffs, algo que actualmente les está costando más de la cuenta. Tal y como decíamos anteriormente, la salida de Natxo González ha dejado muy tocado el proyecto del conjunto gallego, que tenía como único fin el regreso a la primera categoría del fútbol español y evitar cualquier susto que pudiese llevar al club a quedarse alguna que otra temporada más por el difícil mundo de la Segunda División.

Tras recibir al Dépor en la Romareda, el Zaragoza se enfrentará a un rival directo por el descenso, el Extremadura, que tratará de ganar por lo civil o lo criminal para así involucrar a otros conjuntos en agobio de descenso. 

Destacan también otros encuentros futuros como el Sporting de Gijón y el Málaga. Ambos equipos también saldrán a morder para poder asegurarse los playoffs por lo que, tal y como se dice en Aragón, el Zaragoza no puede reblar y tendrá que salir, junto con el apoyo de la afición, a llevarse los tres puntos de todos los encuentros y empezar de nuevo un proyecto que lo lleve al lugar que merece. 

Como podemos ver, el final de temporada se presenta tan apasionante como estresante para la práctica totalidad de los conjuntos de Segunda División, y más para el Zaragoza, que tendrá que cerrar cuanto antes su permanencia en la categoría y comenzar a planificar la próxima temporada.

@futbolaragones

¿Quieres escribir en nuestra web? Contacta con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.