La última vez que asaltamos un gran feudo

image

Quizá cuando nombre la fecha 30 de Abril de 2011 no se nos venga nada a la cabeza, y es normal, porque ni ganamos un título en esa fecha, tampoco conseguimos un ascenso ni algo reseñable en la más que gloriosa historia de nuestro Real Zaragoza, sin embargo, aquel día se consiguió un hito, que, por desgracia, sigue en vigencia hasta día de hoy, aquel fue el último partido en el que conseguimos asaltar estadio de uno de los gigantes de la Primera División española, sucedió en el Santiago Bernabéu, donde en una calurosa tarde de abril, un Real Zaragoza, muy necesitado de puntos por aquel entonces, conseguía 3 puntos vitales en una de las visitas en las que rara vez esperas rascar algún punto, siendo realista.

Aunque antes de hablar del partido, quizás deberíamos contextualizar dicho partido, ya que los pupilos de Javier Aguirre se plantaban con una ocasión de oro para rascar algo en el feudo blanco, debido a que el club merengue estaba inmerso en su particular ‘Tourmalet’ de partidos contra su eterno rival, el FC Barcelona, y, por casualidades del calendario, blancos y merengues se vieron las caras 4 veces en menos de un mes (1 vez en liga, 1 en copa y 2 en Champions), este hecho hizo que el técnico blanco por aquel entonces, Jose Mourinho, se viera casi obligado a rotar buena parte de las piezas de su once inicial, sin que esto sirva como excusa, obviamente, el Real Zaragoza (y más de media primera división) se hubiera vuelto loco por tener en sus filas a los suplentes de aquel Real Madrid.

Vamos ya al partido, aquel día, el Real Madrid de Mou salía con 4-4-2 formado por: Casillas; Sergio Ramos, Garay, Carvalho y Nacho en defensa, Pepe como mediocentro defensivo; Granero, Canales y  Kaká en la creación; mientras que Higuaín y Benzemá compartirán la delantera.

Por su parte, Javier Aguirre a mandos de la entidad maña optaba por un 5-4-1, en busca de cerrar la parcela defensiva para tratar de ser lo más eficaces posibles en en las dos áreas, era un equipo formado en inicio por: Doblas; Obradovic, Da Silva, Jarosik, Lanzaro, Diogo en defensa; Gabi y Leo Ponzio en el pivote defensivo; Jorge López y Ángel Lafita en bandas; mientras que Ikechukwu Uche sería el que actuaría como 9 en aquel partido, en el que el Zaragoza luciría la segunda equipación reglamentaria, camiseta amarillo fosforito y pantalones negros.

Rodaba el balón en el Bernabéu, y un Real Zaragoza desacomplejado a la par que necesitado de puntos era el que proponía gran parte del juego y de las ocasiones sobre el césped, aunque todo indicaba que el partido se iba a ir sin goles al intermedio. Sin embargo, corría el 41 del primer acto cuando, en la jugada más absurda del partido –y seguramente también de la temporada- , el club del león se encontraba con el premio, un pase en profundidad de Jorge López a Iker Uche, que parecía terminar siendo demasiado largo para la carrera del ariete, se encontraba con la que iba a ser una de las cantadas de la temporada, cometida por uno de los mejores porteros de la liga durante aquellos años, Casillas, al intentar despejar dicho balón, terminó dando una patada al aire más digna de Bisbal en sus momentos jovenzanos, Uche lo tenía todo a favor para empujar el balón a puerta vacía, pero le debió parecer demasiado feo para el pobre Casillas marcar aquel gol tras semejante cantada, asi que el delantero nigeriano decidió pegarle de refilón al balón, que, por suerte, se encontraría por el camino con la carrera de Ángel Lafita, y este ya no desaprovecharía tan clara ocasión de gol, de esta manera, el equipo del vasco Aguirre se marchaba con 0-1 al descanso, obra del canterano Lafita, en una de las jugadas absurdas de la temporada. El técnico mexicano, viendo como se había puesto el partido, decidió que era el día para asaltar el Bernabéu, y para ello había que poner toda la carne en el asador, se retiraba Ivan Obradovic del verde para darle paso a Javi Paredes, el enfrentamiento se ponía muy cuesta arriba para los pupilos de Mou, aunque el técnico portugués se daba a dar su brazo a torcer tan fácilmente, e introduciría un doble cambio en su equipo, Nacho y Canales dejarían el campo para dar paso a Marcelo y Di María, dos de los titulares habituales a los que Mou había decidido dar descanso de inicio en aquel partido. Sin embargo, aún más de cara se nos iba a poner el encuentro cuando en el minuto 55 de partido, una internada de Lafita por banda acaba con un arrollamiento descarado de Ricardo Carvalho dentro del área. Penalti claro, dicho lanzamiento que iba a ser transformado por el especialista en penaltis del club maño aquella temporada, Gabi Fernández, que engañó de lado a Casillas a la hora de lanzar la pena máxima; 0-2, el enfrentamiento se ponía muy a favor para el conjunto aragonés. Con el gol del capitán blanquillo, Mourinho decide agotar su última bala del banquillo, en este caso, Esteban Granero iba a ser el sacrificado por Mesut Özil, otro de los titulares indiscutibles en aquel Real Madrid, que de inicio también iba a descansar. Con las entradas al campo de Ozil y Di María, el club madrileño cambia por completo, y empieza a parecerse en gran medida a aquel Madrid, la portería de Toni Doblas empezaba a ser intimidada a mansalva, con numerosas ocasiones para el conjunto merengue, y, como bien dice el refrán, tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe, el Real Madrid acortaba distancias en el marcador tras un córner cabeceado por Ramos, que ya le estaba cogiendo el gustillo a eso de los corners antes de la historia que ya todos nos sabemos; 1-2. Con el marcador otra vez ajustado, es el equipo de la capital el que toma las riendas del partido, disfrutando de varias ocasiones muy claras para empatar a 2 el choque, incluidos un posible penalti de Lanzaro a Kaká no señalado o una vaselina de Benzema que se encontraba con el larguero de la portería defendida por Doblas, el club maño debía reaccionar si quería irse con los 3 puntos del estadio madridista, y es Adam Pinter el que entra en lugar de Lanzaro, aun así, el club vikingo seguía con la iniciativa, ya que necesitaba sacar algo positivo de aquel partido si no querían despedirse de las pocas aspiraciones que les quedaban de ganar la Liga, y ahí fue, en los momentos más asfixiantes del conjunto madridista, cuando una contra rápida montada por Uche en el minuto 76 dejaría a Lafita solo ante Casillas, el atacante aragonés no perdonaría, a pesar del intento a la desesperada de Marcelo por salvar ese gol sobre la línea que casi le funciona al lateral carioca.

1-3, los de Aguirre, muy cerca de llevarse un botín del Bernabéu, tan necesario como inesperado. Aun así, si algo tiene el Madrid, es que es un equipo que lleva el no rendirse escrito en la frente, y tras un buen pase de Higuaín en el 83, Benzema definiría correctamente ante Doblas, colocando el 2-3 en el luminoso, tocaba sufrir si queríamos salir de ahí con los 3 puntos. Ya en el 85, un Uche protagonista forzará la segunda amarilla para Ricardo Carvalho tras un claro agarrón que cortaba una contra, los de Mou deberán remontar con 10 si quieren no echar perder la liga. La ocasión más clara de los madridista llegará en un cabezazo de Kaká tras centro de Özil, que Doblas logra salvar sobre la misma línea de gol. El árbitro decidió poner 5 minutos en el cartelón del descuento, fueron los 5 minutos más largos de aquella temporada, por la insistencia del conjunto blanco ante la portería maña y, sobre todo, porque esos 5 minutos teóricos iban a ser casi 8 en tiempo real. Y así llegará, casi sin darnos cuenta, y quizás sin valorar lo que esto iba a significar, tras 98 minutos de puro sufrimiento, el que sigue siendo, hasta fecha de Julio de 2019, el último triunfo zaragocista en el campo de uno de los gigantes. Quizás ahora mismo todo esto parezca muy lejano, no solo por el tiempo que ya ha pasado, sino también por las andanzas del conjunto aragonés desde aquella época, pero seguro, que tarde o temprano, volverán aquellas grandes tardes como esta, porque, como ya sabréis, ZARAGOZA NUNCA SE RINDE.

Chema Horcas

Técnico Superior en Marketing y Publicidad.  Deporte y vida sana (-24k). RZ siempre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.