Ríos Renovables celebró su trigésimo cumpleaños

Ayer fue un día feliz para la familia de la Agrupación Deportiva Sala 10 porque tal día como ayer, un 11 de julio de 1987, hace 30 años, se fundó el club. Un grupo de personas con trayectoria anterior en el mundo del fútbol sala y unidas por su amor hacia este deporte se juntaron para formar una nueva entidad. A base de mucho trabajo, esfuerzo y de mantener los pies en la tierra, el club fue creciendo dando pasos cortos pero certeros
hasta lo que es a día de hoy, es decir, un referente dentro del fútbol sala a nivel regional y nacional.

La próxima campaña, la 17-18, será la decimoséptima en la máxima categoría y la novena de manera consecutiva. La AD Sala 10 sigue al pie del cañón en Aragón en un momento en el que el mundo del deporte de nuestra comunidad no atraviesa por su mejor estado de salud ya que ha sufrido descensos de categoría, reducciones drásticas de presupuestos e, incluso, dolorosas desapariciones y proyectos truncados. A pesar de las
dificultades, el club se mantiene en Primera División siendo fiel a los mismos principios con los que ha convivido en estos 30 años.

A lo largo de la temporada, el club realizará diversos actos conmemorativos de tal hermosa fecha y lo hará junto a la afición, su patrimonio más importante, ya que sin ella no seguiríamos viviendo el sueño de la élite. Zaragoza y su gente quieren fútbol sala, tal y como llevan tantos y tantos años demostrando. Por supuesto, el club quiere agradecer a todas aquellas personas, empresas y entidades que a lo largo de estas tres décadas de andadura han ayudado a que el club sea lo que es hoy en día. Serían demasiadas para nombrarlas, así que, simplemente, GRACIAS.

Un poco de historia

Tras su fundación el 11 de julio de 1987, con el nombre de Jalter, fue campeón provincial y regional. Pasó a ser C. La Paloma en la 89-90 y ascendió a División de Honor de la FEFS, donde, con la denominación E. Amaro, fue campeón y subcampeón de Copa del Rey, y subcampeón de Liga en las temporadas 90-91 y 91-92. En 1992 entró en la LNFS con el nombre Roldán Pastor y estuvo un año en Primera Nacional B (92-93) y tres años en Primera Nacional A en los que logró dos campeonatos de Liga.

Tras renunciar en el año 1995 al ascenso a la División de Plata a pesar de haberlo logrado en la pista, un año más tarde se consiguió subir de categoría. Desde el 1996 hasta el 1998, el equipo se llamó Medes y, en el curso 98-99, de la mano de Foticos, se logró el ascenso a División de Honor por primera vez en la historia del club. Tras dos años en la élite descendió a la Plata, volviendo de nuevo a la máxima en la temporada 2001-2002.

Tras seis años, el club bajó de nuevo al finalizar la temporada 2007-08. Desde el año 2003 a la temporada 07-08 contó como patrocinador principal con DKV Seguros Zaragoza.

Solamente permaneció un año en División de Plata tras una impecable fase de ascenso. Desde entonces, la entidad ha permanecido en la máxima categoría peleando de tú a tú con los más grandes del fútbol sala nacional y disputando dos playoffs por el título, así como la seis Copas de España y unas semifinales de Copa del Rey. Durante este tiempo, el club ha contado con el apoyo y la denominación de Hormigoneras Umacon, D-Link y
Ríos Renovables, principal patrocinador en la actualidad. Después de superar los años más duros e inestables en el deporte aragonés, la AD Sala 10 sigue en la élite y plantea un proyecto ilusionante de cara al próximo curso con el mantenimiento del bloque de la primera plantilla y del cuerpo técnico, fichajes que darán un salto de calidad y una renovada estructura y forma de trabajar con las categorías inferiores que, con paciencia y trabajo constante, pretende ser una de las referencias del fútbol sala aragonés.

  • Este artículo ha sido visitado 786 veces. Si te parece interesante... ¡COMPARTE!