📝 (2-1) LA ALMUNIA – ÉPILA

TRIUNFO DE LOS ANFITRIONES EN TENERÍAS, EN UN PARTIDO CON ESCASO FÚTBOL

Fernando Rosel/Socio del C.F. Épila

Como preparación de pretemporada para el inicio de la liga 2017-2018, La Almunia equipo ascendido a la tercera división en la temporada que acaba de finalizar, quedando campeón del grupo 2 de la Regional Preferente, se enfrentaba al Épila después de haber hecho el camino inverso de los almunienses, descendiendo de tercera división a la Regional Preferente.

El partido entre almunienses y epilenses, a pesar de ser un partido típico de preparación en pretemporada, suponía de entrada el atractivo habitual de ser un derbi valdejalonero que siempre ha despertado interés en los aficionados al futbol de la comarca. Pero la verdad es que el encuentro, a mi entender, lejos de responder a lo que implica un típico derbi futbolero, acabó siendo un encuentro bastante plano y anodino, especialmente en lo que se refiere a la primera parte del mismo.

El encuentro se celebró sobre césped natural, con un buen estado del terreno de juego, temperatura agradable y con un aceptable número de espectadores, entre los que se encontraban un puñado de incondicionales epilenses, que se habían desplazado a la vecina localidad almuniense, a presenciar este siempre interesante “a priori” derbi futbolístico

El partido fue dirigido por un único colegiado, sin asistencia en bandas que, en general estuvo regular, con algunos errores especialmente en lo relativo al alto nivel de permisividad, a la

hora de consentir recurrentes entradas al jugador epilense el Galgo Dani, merecedoras de amonestación, dejando claro no obstante que la actuación arbitral no influyó en absoluto en el resultado.

El primer acto comenzó con un ligero dominio almuniense, que enseguida se equilibró, no dando muestras reales de peligro ninguno de los dos contendientes, hasta cumplido el primer cuarto de hora del encuentro.

Fue primero el Épila, en el minuto-15, en hacer el primer acercamiento realmente peligroso al área de su rival, paseándose por el área pequeña del meta almuniense, un balón raseado, que se había puesto desde la banda derecha del ataque epilense, sin que ningún jugador visitante hiciera mención de ir con convicción a rematar ese balón, sufriendo “la parálisis del asombro, ante un balón que se dejaba querer”.

Sin embargo fueron los locales, quienes justo a continuación de esta jugada, llegan al área epilense y cabeceando un balón aéreo, en un claro abandono de marca de la defensa visitante, llevan el uno a cero al marcador local.

El Épila quiso seguir teniendo el balón, pero sus aproximaciones al área almuniense, fueron siempre demasiado ingenuas, con llegadas demasiado mansas a la portería rival.

Poco a poco, el partido fue entrando en un momento sin claro dueño, con escasos argumentos futbolísticos, y escaso orden en el campo, por parte de ambos equipos.

Solo de vez en cuando, algunas actuaciones explosivas del siempre voluntarioso Galgo Dani, por parte del Épila, que era

parado en continuas faltas, despertaban del letargo a los espectadores.

Al final de este primer acto, justo en el minuto 45, La Almunia tuvo una ocasión clara de haber aumentado su ventaja en un fuerte disparo que salió por encima del larguero de la portería epilense.

En la segunda parte, el encuentro subió algo de intensidad, lo que se agradeció por parte de los espectadores asistentes.

Por parte del Épila, fue el incombustible Galgo Dani, quien por banda derecha intentaba una y otra vez penetrar por la “muralla almuniense”, creando peligro hacia el área rival, pero siempre se “estrelló” contra la defensa local, acabando en el suelo una y otra vez, con las correspondientes faltas sancionadas por el árbitro.

En torno al ecuador de esta segunda parte, el Épila quiso más el balón, y fue más ambicioso de cara a buscar el gol que pusiera el empate en el marcador. Pero fue La Almunia, en el minuto-31, quien en una de sus llegadas al área epilense, consiguió batir de nuevo a Fabre, poniendo el marcador en dos a cero para los locales.

A raíz de este gol, el Épila no se amilanó ni se desmotivó, sino todo lo contrario, y yéndose hacia la portería rival consiguió hilvanar una bonita jugada por banda izquierda, en la que Vakerito, apurando la línea de campo, sirve el balón a la olla y allí el siempre “hambriento de gol” el Galgo Dani, marca el uno a dos para su equipo.

De aquí hasta el final del encuentro, el Épila siguió intentando empatar el encuentro, casi siempre utilizando la banda derecha con su estilete El Galgo Dani, pero una y otra vez fue eficazmente taponado por la defensa almuniense, acabando el partido con el dos a uno a favor de los locales.

En definitiva, pues, puede decirse en mi opinión, que debido quizás a que estamos en pretemporada, y a que ambos equipos presentaron ausencias importantes en sus conjuntos a la hora de jugar este encuentro, ninguno de los dos, mostraron sobre el césped el nivel propio de sus respectivas categorías futbolísticas, de acuerdo con los objetivos que cada uno de ellos pretende, para la temporada próxima a comenzar: La Almunia mantenerse en la tercera división, y el Épila intentar volver de nuevo a ella, desde la Regional Preferente.

En relación siempre a los jugadores protagonistas en este encuentro, La Almunia lo encontramos fuerte y solvente en línea de cobertura, bastante espeso en la medular, y con escasa pegada en la línea de ataque, de cara a “nadar en las aguas de la tercera división”.

Respecto del Épila, y pensando en su objetivo de estar compitiendo en preferente con la idea del ascenso, creemos que suspendió tanto en defensa como en la línea del centro del campo, y aprobó en la línea de ataque gracias a las aportaciones realizadas por Vakerito y especialmente por el Galgo Dani, que fue sin duda el mejor hombre sobre el campo.

  • Este artículo ha sido visitado 663 veces. Si te parece interesante... ¡COMPARTE!